Tarta Tres Chocolates

Las mejores recetas, aquí

Tarta tres chocolates fácil

Tarta tres chocolates fácil

De esta tarta de mousse de tres chocolates es difícil resistirse. Formada por una base de galletas y 3 capas de deliciosa mousse suave y esponjosa ¡todo un placer para los sentidos!

Además, es muy fácil de hacer. No tienes ni que encender el horno. Simplemente mezclar los ingredientes e ir añadiendo las capas.

Para esta tarta es imprescindible utilizar chocolate de buena calidad ya que es el ingrediente principal de la receta. El mejor chocolate, sin duda, es el belga, pero puedes utilizar cualquier chocolate bueno que puedas encontrar.

Ingredientes para una tarta redonda de 20 cm de diámetro

  • 200 gramos de galletas
  • 60 gramos de mantequilla derretida
  • 360 ml de nata líquida (dividida en 3 partes)
  • 480 ml de nata líquida para montar (35% de grasa), fría y dividida en 3 partes
  • 150 gramos de chocolate negro, troceado
  • 150 gramos de chocolate con leche, troceado
  • 150 gramos de chocolate blanco, troceado
  • 12 gramos de gelatina en polvo (dividida en 3 partes)
  • 3 cucharadas + 3 cucharaditas (60 ml) de agua fría (dividida en 3 partes)

Para decorar (opcional)

  • Cacao en polvo
  • Frutos rojos

Modo de preparación

Para preparar la base de galletas

Engrasamos con mantequilla o aceite la base y las paredes de un molde redondo de 20 cm (a ser posible desmontable, para que nos sea más fácil extraer la tarta).

Introducimos las galletas en una bolsa con cierre y las aplastamos con un instrumento duro y resistente, como un rodillo. La idea es que las galletas se rompan hasta estar completamente trituradas. Para ello también podemos triturarlas en un procesador de alimentos.

Cuando las galletas tengan la consistencia del pan rallado, las mezclamos con la mantequilla derretida, para formar una pasta húmeda con la que poder trabajar.

Transferimos la pasta de galletas y mantequilla al molde redondo y lo presionamos con la base de un vaso en el fondo, para formar una capa consistente y dura.

Introducimos el molde en el frigorífico hasta que la primera capa de mousse esté preparada.

Para preparar la mousse de chocolate negro

En un recipiente resiste al calor, ponemos el chocolate negro troceado y 1/3 (120 ml) de la nata líquida. Este recipiente lo vamos a colocar en un baño María (un cazo o cazuela con agua hirviendo a fuego lento), removiéndolo con una espátula, hasta que todo el chocolate se haya derretido.

Mientras tanto, disolvemos 1/3 (4 gr) de la gelatina en 1 cucharada + 1 cucharadita de agua fría, y dejamos que se disuelva bien durante unos 5 a 10 minutos.

Una vez que el chocolate esté derretido, vertemos la gelatina en el y lo removemos bien. Retiramos el chocolate del baño María y lo dejamos enfriar completamente a temperatura ambiente.

Por otra parte, con una batidora de varillas montamos 1/3 (160 ml) de la nata líquida para montar, hasta que empiece a formar picos rígidos.

Una vez que la mezcla de chocolate esté fría, lo incorporamos a la nata montada, con movimientos suaves y envolventes para que no se baje.

Vertemos esta mezcla sobre la base de galletas, alisamos la superficie con una espátula, y lo volvemos a introducir en el frigorífico durante unos 15-20 minutos para que se endurezca ligeramente.

Para preparar la mousse de chocolate con leche

Repetimos los mismos pasos que con la capa anterior: derretimos el chocolate con la leche en un baño María; disolvemos la gelatina en el agua, para después incorporarla a la mezcla de chocolate, y dejamos que enfríe del todo.

Montamos la nata y lo juntamos con suaves movimientos. Vertemos esta mezcla sobre la capa de chocolate negro, alisamos la superficie con una espátula, y lo volvemos a introducir en el frigorífico durante unos 15-20 minutos para que se endurezca.

Para preparar la mousse de chocolate blanco

Repetimos los mismos pasos que con la capa anterior: derretimos el chocolate con la leche en un baño María; disolvemos la gelatina en el agua, para después incorporarla a la mezcla de chocolate, y dejamos que enfríe del todo.

Montamos la nata y lo juntamos con suaves movimientos. Vertemos esta mezcla sobre la capa de chocolate con leche, alisamos la superficie con una espátula, y lo introducimos en el frigorífico durante, por lo menos, 4 horas (o toda la noche), para que se asiente.

Para desmoldar la tarta, pasamos un cuchillo calentado con agua caliente por los bordes del molde. Así saldrá sin problemas.

Antes de servir, espolvoreamos cacao en polvo por la parte superior, lo decoramos con unas frutas rojas, o añadimos un ganache líquido, etc.